BOTIQUÍN

Tener a mano un botiquín de primeros auxilios resulta una manera oportuna de afrontar una eventual dolencia que puedas sufrir. No solo es útil en caso de viajes, sino que la idea de mantener en casa los medicamentos y suministros médicos agrupados evitará un dolor de cabeza al sufrir un percance y tratar de ubicar los productos que necesitas. Así que ponte en marcha y procura concentrar en un pequeño maletín o estuche, productos básicos de botiquín para aliviar un malestar puntual o curar una herida, es el momento así que toma estas recomendaciones para lograrlo de la mejor manera.

Entre los productos de botiquín podrás adquirir materiales sanitarios para curar heridas (alcohol, gasas, apósitos, compresas estériles, jabón líquido neutro, pinzas, soluciones antisépticas y agua oxigenada, entre otros) para picadas leves y golpes las cremas cicatrizantes, pomadas para golpes (bajar hinchazón) y cremas repelentes para evitar que se acerquen los insectos. Los antisépticos son muy útiles para picadas de mosquitos y otras afecciones en la piel ya que la protegen de gérmenes y microbios. Para otras eventualidades médicas es ideal un termómetro, vaselina, antiácido, espuma protectora y colirio, entre otros.

Otras recomendaciones útiles para tu botiquín

Procura tener a mano suero fisiológico para lavar ojos o nariz en caso de ser necesario.

No está demás que tengas a disposición una crema rica en aloe vera (sábila), esta puede servirte para aliviar afecciones de la piel.

Para  afrontar malestares estomacales es recomendable el suero de rehidratación oral.

Otros medicamentos que debes tener a mano son los analgésicos, antiinflamatorios y antipiréticos, también antihistamínicos en el caso de alguna alergia.

También puedes incluir en tu selección algunos productos naturales que te ayudarán a calmar ciertas molestias en un momento, solo debes conocer sus propiedades para ayudarte, son preparaciones que usarás eventualmente o como complemento de un tratamiento médico.

Unas bolsitas de manzanilla son muy útiles ya que una infusión  puede aliviarte desde una fiebre hasta un malestar estomacal. Si te la aplicas fría sobre el área afectada puedes calmar la piel inflamada (no la uses líquida si se trata de una herida, en ese caso es mejor que sea parte del componente de una crema).

La lavanda también tiene propiedades cicatrizantes y calmantes.

Si sufres una picadura de insecto puedes aliviar la picazón con un poco de miel de abeja.

Extras: si sales de viaje puedes incluir en el botiquín de primeros auxilios: cremas contra quemaduras y algún medicamento que ayude al niño o adulto si siente mareos y náuseas.

 

Elementos 1 a 12 de un total de 94

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Elementos 1 a 12 de un total de 94

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies