Piernas cansadas

El malestar que provoca la mala circulación en las piernas es bastante desagradable. Si sientes dolor, hormigueos, calambres y pesadez aunado a hinchazón, es hora de consultar al especialista para comentarle tus molestias que generan una sensación de piernas cansadas.

Una misma postura por demasiadas horas, insuficiencia cardiaca, retención de líquido, esguinces y artritis, entre otras; pueden afectar la circulación en las piernas y provocar dolor en las mismas. La aparición de várices resulta una consecuencia  casi automática de esta afección.

Para mejorar estas molestias y evitar esta sensación de piernas cansadas existen en el mercado geles especiales que pueden ayudar a alcanzar alivio muchos de ellos ricos en castaño de indias cuyo poder vasoconstrictor y antiinflamatorio proporciona alivio seguro.

Modificar los hábitos diarios es sin duda determinante para lograr una circulación más óptima.

Para evitar la sensación de piernas cansadas te recomendamos:

Evitar las duchas largas con agua muy caliente, utiliza mejor agua fría.

Cuando te vistas no te pongas pantalones muy ajustados usa mejor unos que te queden holgados, lo que no quiere decir más grandes sino de diferente diseño y talla, nunca una talla más pequeña.

Si sueles pasar mucho tiempo de pie en tu lugar de trabajo toma algunos intervalos para colocar las piernas hacia arriba (puedes subirlas en alguna silla o banco más alto).

Un masaje beneficiará tu circulación y reducirá la hinchazón si la hay. Puedes emplear para este, aceites esenciales de geranio, menta o romero.

El aceite de coco es uno de los más recomendados para tratar dolores en las extremidades inferiores. Puedes aplicarlo hasta 3 veces al día si las molestias son severas.

Controla tu alimentación

La mala alimentación y la falta de nutrientes puede afectar la salud de tus piernas. Come saludable, con poca sal y bebe al menos dos (2) litros de agua para evitar la retención de líquidos.

La importancia de la actividad física

Practicar deporte, al menos 2 veces a la semana es ideal. Por ejemplo, la natación o el aquagym son perfectas opciones de baja intensidad y que pueden practicarse con cualquier edad y condición.

Otras alternativas: andar en bicicleta, caminar y bailar. Sube las escaleras o si vas a la playa camina en la arena, acostumbra tu cuerpo al movimiento procura que tus piernas así como todo tu cuerpo cambien de posición frecuentemente.

Utiliza zapatos cómodos, no sacrifique la salud por estar a la moda.

Si atraviesas un episodio de piernas cansadas:

Alterna frío y caliente para reducir el dolor y la hinchazón. Aplica una compresa fría unos 20 minutos retira y coloca luego una caliente otros 20 minutos.

2 artículo(s)

por página

2 artículo(s)

por página

En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies